La coordinación editorial de la actual DC jamás dejara de sorprenderme. Al mismo tiempo que permiten que Scott Lobdell destruya el grupo con su prosa sin talento, publican el mismo mes una novela grafica largamente esperada. El New Teen Titans: Games de Marv Wolfman y George Pérez ha visto finalmente la luz tras más de dos décadas de espera. Así que los nuevos y viejos lectores podrán comparar sin problemas la diferencia entre autores con talento y enchufados incapaces de contar una historia mínimamente legible.

 Los Titanes de verdad. Con eso está todo dicho

Unos veintidós años hemos tenido que esperar para ver publicada esta novela grafica de los Nuevos Titanes, y mucho ha llovido desde entonces. El grupo ha sufrido muchísimos cambios, y por desgracia no todos para mejor. Pero quizás no haya sido tan mala la espera, al publicarse ahora, muchos lectores tendrán la oportunidad de descubrir que hay otra forma de hacer comics, una forma que poco tiene que ver con lo que está haciendo la actual DC, y encima sin el puñetero decompresive storytelling.

 ¿Qué se puede contar una historia completa en solo 120 páginas? No me lo creo

Los motivos por los que esto se ha retrasado tanto son variados. El guion sufrió muchos cambios, nadie parecía estar del todo contento con la historia. Lo que originalmente iba a ser una novela Grafica de 96 páginas estaba creciendo y creciendo. Pérez iba algo retrasado por culpa de su trabajo en la serie regular. Y por si fuese poco los retrasos hacían que lo que se contaba en ella se estuviese quedando desactualizado tanto con respecto a la serie regular, como las muertes y cambios radicales en muchos de los personajes como a los cambios sucedidos en el mundo real (La destrucción del World Trade center). Así que entre unas cosas y otras finalmente el proyecto se cancelo cuando Pérez ya tenía dibujada buena parte de la historia.

 Con tanto nivel de detalle como para no tardar en dibujarlo

Pese a todo esto de vez en cuando había declaraciones de Wolfman o Pérez, tanto para decir que habían vuelto a poner el proyecto en marcha como para anunciar que se volvía a parar todo. La novela grafica parecía estar maldita. Pero finalmente este año se anuncio que por fin habían conseguido acabarla tras algunos cambios en la trama. Así que tras unos meses de incierta espera finalmente New Teen Titans: Games fue publicada.

 ¡No es una imagen promocional! ¡Es una portada real! ¡No me lo creo!

La historia está ambientada hacia el final de la etapa clásica del grupo, un poco antes de la “Cacería de Titanes” que acabo llevando al grupo a adaptarse al noventerismo imperante en su época. Dick aun llevaba su primer y horroroso disfraz de Nightwing, Starfire era su novia, Jericho estaba vivo, Deathstroke era un antihéroe interesante y no el actual mamarracho y la idea de que Lobdell y Booth se encargasen de la serie no estaba ni siquiera en las pesadillas más horrendas de los lectores.

 ¡Sal de ahí Lobdell, que nos las vas a pagar todas juntas!

En New Teen Titans: Games un misterioso villano apodado Gamemaster quiere vengarse de King Faraday, un agente secreto del C.B.I. Para detenerle, Faraday recluta a los Titanes, con quienes ya había colaborado en el pasado, y juntos se enfrentaran al misterioso villano y sus secuaces en una carrera contra reloj con trágicas consecuencias para el grupo y un sorprendente final.

 ¡Dios mío! ¡Una historia con argumento!

¿Vale la pena leerla? Si, de cabeza. Obviamente alguien que no haya leído la etapa clásica del grupo no va a disfrutarla de la misma manera, la mayoría de personajes y situaciones no le sonaran de nada pero podrán admirar cientos de detalladísimas páginas de un George Pérez que sigue siendo pese a los años uno de los mejores dibujantes del medio y un Marv Wolfman que demuestra que se puede dar personalidades diferentes a los personajes y que estos tengan profundidad, no limitándose a ser arquetipos intercambiables.

 Personajes con personalidad, inaudito

Además de esto tenemos a un Cyborg que encajaba a la perfección en su grupo, no como ahora que es un pegote en la JLA para rellenar el cupo de minorías. Una Donna Troy a la que habían conseguido darle un nuevo origen que la separaba de Wonder Woman. Pero sobre todo tenemos a una Starfire que era una mujer fuerte, con carácter que no entendía porque debía tapar su cuerpo y que una de las cosas que más la caracterizaba era su empatía. Starfire era una mujer con sentimientos, que adoraba a sus amigos, que se preocupaba por ellos, que estaba más que dispuesta a dar su vida por proteger a los inocentes y que nada tiene que ver con la muñeca hinchable sin emociones que nos muestra Lobdell.

 ¿Quién es ese pendón desorejado que me ha robado el aspecto?

Así que si, tiene gracia que DC haya publicado esto precisamente ahora. Entiendo que esperan que se venda bien, que les haga ganar dinero, pero es que con su publicación han conseguido que sus comics actuales parezcan aun peor de lo que ya son. Pero no es que me queje, es de largo el mejor comic de DC de todo Septiembre, aunque eso por desgracia tampoco era difícil. Así que si alguien aun no se lo ha leído ya está tardando.

Anuncios