Las sagas, crossovers o como queramos llamarlos. Esos eventos inter-colecciones que nos asolan de vez en cuando que tanto gustan a los editores de comics y que tanto tememos los lectores. Todos los años caen unos cuantos y su calidad es de lo mas variable. Podemos encontrarnos desde los imprescindibles que redefinen el Universo de ficción en el que están ambientados y que encima están bien escritos y dibujados. Pero también están los sacacuartos, los que cuentan una chorrada y la mayoría de los comics implicados lo están de forma muy superficial, pero toda excusa es buena para meter el sello de la saga en portada y tratar de arañar unas pocas ventas más. Y es de estos últimos de los que vamos a hablar hoy, de los más prescindible que se han publicado en los últimos años y que más me han cargado.

Shadowland:

Un buen día Daredevil se encuentra con la oportunidad de ponerse al frente de la secta Ninja de la Mano. Si, los mismos a los que durante siglos se enfrento el clan de su maestro Stick, los mismos que entrenaron a Elektra, los asesinos a sueldo que se han enfrentado a casi cada superhéroe de Marvel y que a día de hoy eran poco más que carne de cañón para cualquiera que se cruzase con ellos, disolviéndose en el acto. A estas alturas eran un chiste se les usaba solo para cuando se necesitaba que utilizasen su ritual de resurrección para traer de vuelta a alguien o para lanzarles en manada contra algún superhéroe. Pero de pronto Daredevil es poseído por un demonio, se pone al mando de la mano y todos se acojonan. Unos ninjas que Lobezno en solitario despachaba por docenas, casi por centenares, de pronto son una seria amenaza para los Vengadores y se tienen que juntar un montón de héroes para derrotarles. Unas cuantas ostias, explosiones y Daredevil termina tan tocado que necesita huir de Nueva York y vagar por ahí para encontrarse a si mismo… otra vez… Estas cosas le salían mejor a Ann Noncetti.

Chaos War:

Se suponía que tras la aparente muerte de Hércules se contaría de algún modo su triunfal regreso, lo que no esperábamos es que fuese así. Aquí les dio por contar como el villano de una miniserie de Ares de hace unos años volvía a la carga, el Chaos King. Este era un Dios Japonés que estaba decidido a matar a todos los Dioses del Universo, aunque hasta ahora solo se había quitado de encima a Zeus. Ahora ha vuelto más poderoso que nunca y ha liquidado a casi todos los Dioses que existen, resistiendo una vez más unos pocos en la tierra liderados por un renacido Hércules que ahora es omnipotente, o casi.

Todo esto que podría haber dado para una gran historia se convierte en un rollo patatero que seguramente están utilizando como excusa para resucitar a todos los que puedan. Hasta ahora hemos visto el regreso de Alpha Flight, varios Vengadores y unos cuantos miembros de los grupos mutantes, las posibilidades de que se queden vivos tras el final de la saga son de lo más altas y seguramente sea lo único mínimamente destacable, porque ni la historia principal ni las miniseries paralelas valen lo mas mínimo. Debería estar prohibido matar arboles para publicar cosas así.

Countdown:

Esto ya tiene sus añitos, pero fue tan rematadamente malo que se merece un hueco aquí. Tras el éxito de 52 DC decidió repetir la fórmula y sacar otra serie semanal que durase un año. Pero mientras que la primera, con sus altibajos, fue bastante entretenida y parecía ir a alguna parte, con esta no supieron que hacer. La serie constaba de varias tramas paralelas tan interesantes como la de la fuga de las autoridades del Pied Piper y el Trikster, la corrupción de Mary Marvel, Jimmy Olsen consiguiendo superpoderes o la mejor de todas, la de Kyle Rayner, Donna Troy, Jason Todd y un Monitor que se hacía llamar Bob, viajando por el Multiverso a la búsqueda de Ray Palmer.

Como si la serie no fuese lo suficientemente mala, los editores decidieron ir arrebatándole a los guionistas de la serie la mayoría de las tramas, para desarrollarlas en miniseries aparte y sacar más pasta, con lo que una lectura que de por sí ya era algo aburrida y caótica se convirtió en un infierno. Lo bueno es que siempre tuvo fecha de caducidad, lo malo es que desemboco en Final Crisis, pero eso será una historia para otro post.

Anuncios